¿Cómo puedo ayudar a mi hijo en el proceso de mi separación?

pautas hijos separados

HIJOS DE PADRES SEPARADOS 

Los problemas de pareja en Valencia y en el resto de ciudades acaban en numerosos casos en divorcio y separación. Actualmente, el divorcio y separación ha dejado de ser excepcional  para pasar a ser bastante habitual, y en la mayoría de los casos, dichos problemas en pareja dan lugar a este aumento de separaciones de parejas, que ha derivado en la existencia de un mayor número de niños implicados en la separación de sus progenitores.

En los estudios más recientes se ponen de manifiesto que la separación derivada de los problemas en la pareja, es uno de los acontecimientos vitales más estresantes para los niños. La separación de los padres influye en los hijos, puesto que es un período de crisis, cambios y adaptación  para todos los miembros de la familia.

En cualquier caso, no es la propia situación de separación lo que produce mayores consecuencias en los hijos de padres separados, sino que está más relacionado con las desavenencias o problemas familiares que existen antes y en la separación. Por eso, es muy importante que seamos conscientes de los efectos psicológicos y posibles reacciones de los menores y sepamos actuar adecuadamente en esta compleja situación de la separación.

 

EFECTOS PSICOLÓGICOS Y POSIBLES REACCIONES:

 

Algunas de las manifestaciones más frecuentes en los hijos de padres separados son:

  • Gran desconcierto o sensación de shock ante el conocimiento de la separación de sus padres. Los niños, especialmente los más pequeños, han visto a sus padres siempre juntos, por lo que puede existir una negación a admitir la nueva situación, acompañándose de  protestas diarias por la ausencia del otro progenitor y/o insistencia en que vuelvan a estar juntos sus padres.
  • Reacción de ansiedad e incluso angustia, durante el conflicto y tras la separación de los padres. Suelen sentir más miedos y vivirlos con más intensidad.
  • Lloran a menudo, y esto les tranquiliza. Hay que acompañarles en ese momento y favorecer esa expresión del dolor que sienten.
  • Se sienten tristes y solos. Tienen temor a que los padres les abandonen o no les quieran y se quede totalmente solo.
  • Insisten una y otra vez en el deseo de que los padres vuelvan a estar juntos. Hasta que no aceptan que esto no es posible, se muestran muy tristes e infelices. Acabarán aceptando que esto no es más que una fantasía, dándose cuenta de que la separación es real y que tienen que aceptarlo.
  • Pueden presentar problemas de rabietas y de rebeldía.
  • En ocasiones se acompaña de problemas de sueño, alimentación, control de esfínteres.

 

Debemos tener en cuenta que estos efectos psicológicos serán diferentes en cada menor y que su intensidad se agravará cuanto más enfado muestren los padres y más problemática sea la separación.

Siendo un predictor de buen pronóstico en la adaptación de los hijos la buena resolución de conflictos de los padres, la existencia de buen clima y tranquilidad, así como la continuidad en la relación con ambos padres, aportando estabilidad y tranquilidad al menor.

Los niños de padres separados o divorciados, comienzan a encontrarse mejor a partir de los dos años tras la ruptura. Es cuando comienzan a adaptarse, a sentirse más “normales”, y cuando todos los efectos psicológicos empiezan a remitir.

SUGERENCIAS Y PAUTAS PARA LA MEJOR ADAPTACIÓN:

 

Es prioritario que la familia apoye al menor y que se intente comprender y apoyar al niño porque requiere en este período mucha atención positiva, elogios y  aprobaciónr. Por supuesto, con cuidado de nos reforzar comportamientos inadecuados, sino dando comprensión y afecto en los momentos de desconcierto y mucha atención positiva y elogios ante las conductas adecuadas.

 

Es importante explicar al niño qué es lo que ocurre porque ellos saben que las cosas no van bien. Debemos darle una explicación adaptada a su edad de la decisión de ruptura, y nunca mentirles, ya que les crea mayor inseguridad y desconcierto. Por ejemplo, explicarle que los papás se quieren pero que han decidido vivir separados porque se pelean muchas veces, y así ya no son felices. Se le pueden poner ejemplos de cuando él se enfada con sus amigos. Y evitar explicaciones inapropiadas como el papá se va de viaje por un tiempo.

 

  • Como toda adaptación, debe ser lo más gradual posible, por lo que lo más recomendable es tratar de no cambiar radicalmente la forma habitual de vida del niño.
  • Ayudará comprender los trastornos temporales emocionales del niño, porque tiene que adaptarse a la nueva situación. Explicar al niño los cambios por los que atraviesa, y  tratar de fomentar mucho diálogo.
  • Los niños pueden hacer algunas de las siguientes acciones para superar los sentimientos de tristeza y/o rabia: gritar, golpear una almohada, dibujar, escribir una historia, escribir un diario, escuchar música, etc.
  • También resulta muy conveniente que el niño pueda hablar con personas que le puedan ayudar: un profesor, algún familiar, un niño mayor que haya pasado por lo mismo, un psicólogo…
  • Los padres deben demostrar su amor de muy diversas maneras: estando físicamente cuando el niño lo necesita, escuchando sus preocupaciones, dando besos y abrazos, ayudando y comprendiendo la situación por la que está pasando el niño…
  • Evitar tipos de educación distintos con cada progenitor. La educación debe ser coherente, consistente y rígida por parte de ambos, es lo más beneficioso para el buen desarrollo del menor.
  • No es aconsejable que los niños comparen las normas de los padres: “Papá me deja hacer esto…”, “Mamá siempre me da…” pues es muy probable que así no se consiga ningún beneficio.
  • No permitamos que los niños nos utilicen para poner a un padre en contra del otro y así obtener beneficios de ambos.
  • Facilitar al niño los encuentros con el otro padre. Tratar de distanciarnos de las dificultades o enfados como pareja y tratar de ser padres que tratan de favorecer el bienestar y buen desarrollo evolutivo de nuestros hijos.
  • Lo más beneficioso será pactar las visitas, sin horarios rígidos, escuchando la opinión del niño.
  • Para que las visitas de fin de semana al padre o madre divorciado sean más divertidas y provechosas los niños pueden: hacer una lista de las cosas que les ha pasado desde la última visita; llevarse algún juguete y/o música para estar más a gusto; invitar a algún amigo para que les visite algún rato, etc.
  • No hablar mal del otro padre. Ser neutral, ellos no tienen porque ser conocedores de los problemas de nuestra pareja. No forzar al niño a que repudie al otro progenitor o a su familia, aunque nosotros estemos muy enfadados con ellos, esto no beneficia a nuestro hijo, sino lo perjudica.
  • Hacer que el niño tenga la seguridad de que las personas que le rodean lo quieren, es una función nuestra como padres, pese a que la pareja se haya roto.
  • Ayudar a establecer una red de apoyo alrededor del niño, es necesario y adecuado que el niño tenga un entorno social en ambos ambientes paternos.
  • Los siguientes mensajes claves para recordar nos ayudarán a evitar ideas incorrectas que en ocasiones tienen los niños tras la ruptura:

Ante culpablizaciones del menor a sí mismo recordarle que:

- La decisión de separarse es exclusivamente de los padres. Ellos han tomado esta decisión porque creen que es lo mejor para todos los componentes de la familia. Los hijos no han tenido nada que ver en esta decisión.

-Los padres no se han separado porque el niño se haya portado mal, pues otras veces lo ha hecho y no ha ocurrido así. Esto no tiene nada que ver con la ruptura.

Ante los miedos de sentirse abandonados o no querido:

- Hacer ver al niño que seguirá disponiendo y contando con los dos padres, en todos los aspectos que precise y necesite aunque ya no vivan juntos.

-Siempre que tenga un problema o algo le preocupe, podrá hablar con los padres porque ello le hará sentirse mucho mejor y no le reñirán por ello. Es importante que el niño se desahogue y cuente y exprese lo que siente.

-Aunque los padres se hayan separado, el niño puede igualmente amar y ser amado; no tiene por qué repetirse siempre esa situación.

-Resaltar al niño cuántas personas se preocupan por él (abuelos, demás familia, amigos, profesores…). Esto es para que borren el miedo a ser abandonados y a quedarse solos porque tienen que darse cuenta que tienen mucha más gente a su alrededor.

Ante la negativa de aceptación de la separación:

-Vivir con unos padres que están continuamente peleándose es peor que vivir con un padre o madre divorciado.

- Que los padres se divorcien es un hecho muy triste, pero lo hijos lo superan finalmente.

-Es normal, que los hijos de padres divorciados echan de menos al padre o a la madre ausentes, pero poco a poco se van acostumbrando.

 

  • En la difícil situación de una ruptura es importante recordar como padres ciertos mensajes claves para favorecer la mejor adaptación:

-No caer en la sobreprotección del hijo por pena, se le ha de seguir tratando como a un niño “normal” de su edad. Si no, no le ayudaremos a crecer, acabará comportándose de forma inmadura y más infantil.

-Todas las personas tienen virtudes y defectos, los padres también. Hablar del otro padre con argumentos reales, sin enjuiciar por lo que ha hecho.

-Los puntos más conflictivos de los padres tras la separación son los hijos, el dinero y las nuevas relaciones. Hay que intentar ser objetivo y no poner al niño de su parte. Esto hace que el niño tenga una lucha por no saber ni querer ponerse de parte de ninguno. Todas estas cuestiones deben solucionarse sin involucrar a los niños.

- No es bueno que los hijos se pongan de parte del padre o de la madre, ya que el divorcio es asunto de los padres.

-Es preferible que en los días de encuentro no se realicen demasiadas actividades porque si se ocupa todo el tiempo en hacer demasiadas cosas, no quedará tiempo para hablar, comunicarse y decirse cómo se encuentran.

-No es perjudicial, sino bueno para los niños que vuelva a constituirse una nueva familia, compuesta por una nueva pareja, aunque uno de los dos no sea el verdadero progenitor. Esto reparará los vínculos dañados, aunque requerirá tiempo la aceptación de esa nueva situación por parte de todos.

 

  • También podemos consultar algunos libros para mayor conocimiento y ayuda de nuestros hijos. Y además existen algunos pensados para que ellos. Os recomendamos:

-Richard A. Gardner: “Las preguntas de los niños sobre el divorcio”. Ed. Trillas. 2005.

-Cynthia MacGregor: “El divorcio explicado a los niños. Cómo ayudar a los niños a afrontar el divorcio de sus padres”. Ed. Obelisco. 2004.

- Alejandra Vallejo-Nágera: “Hijos de padres separados”.

-Peter Mayle: El divorcio: cómo explicárselo a los niños.

- Catherine F. Brown y Elissa P. Benedek: Cómo ayudar a sus hijos a superar el divorcio

 

Y como cierre, recalcar la siguiente reflexión: Nuestros hijos no son un arma contra nuestra expareja, sino son lo que más queremos. Los mayores perjudicados de nuestra falta de entendimiento en los trámites de nuestra separación son nuestros hijos, si nosotros favorecemos su adaptación a la nueva situación será la mayor ayuda que les podemos brindar en ese cambio tan importante y difícil en sus vidas. Distánciate de tu enfado o tristeza por el fracaso de la pareja y continua adecuadamente la gran labor de educar a tu hijo.

 

En el Gabinete Psicológico Eva Hernández realizamos terapia de asesoramiento psicológico para padres separados, intervención psicológica con los niños de padres separados que necesitan ayuda para este proceso, además de realizar informes judiciales en aquellos casos que se requieren.

Pide información sin compromiso en el Gabinete Psicológico Eva Hernández en Valencia en el teléfono 633164004.

3 Responses to “ ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo en el proceso de mi separación? ”

  1. admin Says:

    No entendemos bien cual es exactamente su demanda, si necesita ayuda psicológica puede informarse de cómo trabajamos, donde y de nuestros honorarios en el teléfono 633164004.

    También puede leer nuestros artículos de autoestima y de separación.

    Un saludo, Eva Hernández

  2. ILBA OCAMPO Says:

    Me parece un excelente trabajo, ojala los padres que atraviesan esta situación tengan en cuenta estos aspectos.

  3. admin Says:

    Hola Lidia, te recomiendo leer: http://www.evapsicologa.com/¿como-puedo-ayudar-a-mi-hijo-en-el-proceso-de-mi-separacion/ y si ves que vais en esta misma dirección, no tiene porque haber ningún problema.

    Un saludo, Eva Hernández

Deja un comentario