Juguetes característicos para cada edad


 

 

Cualquier época es buena para conocer que juguetes son los más adecuados para cada edad, no sólo regalan juegos o juguetes Papá Noel o los Reyes Magos, también se regalan para cumpleaños y otras celebraciones:

 

Juguetes para los niños/as de 0-1 año:

La primera forma que adopta el juego es de tipo motor. Son juegos sin reglas donde el niñ@ explora el ambiente, se va iniciando en la exploración llevándose objetos a la boca, mordiéndolos, chupándolos y golpeándolos contra otra superficie, siendo el sonajero uno de sus preferidos porque le permite realizar todo esto.

A esta edad cualquier cosa es un juguete: sonajeros, mordedores, móviles sonoros, cajitas de música, pelotas blanditas, recipientes para apilar, juguetes para el baño, animales de plástico y de felpa, muñecos de tela o de plástico, cubos blandos, cubos con distintas rugosidades.

 

Lo importante es que:

Estimulen los sentidos: con colores, texturas y sonidos diferentes.

Estimulen el movimiento: fáciles de agarrar, estimuladores del gateo…

Estimulen la afectividad: peluches, muñequitos…


Juguetes para niños/as de 1 a 2 años:

Los más frecuentes son: móviles sonoros, cajitas de música, bloques de cubos, encajables, libros duros, libros de tela, libros de plástico para el baño, imitación de instrumentos con ollas o cucharas, carritos de arrastre y empuje, pelotas, andadores, animales de madera con ruedas, pre-triciclos y triciclos.

 

Es fundamental que:

Inviten a recorrer el espacio: andadores, corre-pasillos, módulos de goma-espuma…

Permitan relacionar hechos: de causa-efecto, para golpear, lanzar, meter y sacar, apilar y hacer torres, experimentar con el agua y la tierra.

Estimulen la imitación de acciones simples: animales y muñecos pequeños, títeres, teléfono, coches…

 

Juguetes para niños/as de 2 a 6 años:

A esta edad va apareciendo el juego con otros niños, pero le sigue gustando el juego en paralelo y el juego solitario. Cambia de juego pero cada vez sabe y puede dedicarle más tiempo y más atención.

 

A partir de los 2 ó 3 años el juego adopta una forma simbólica. El niño toma nota de su entorno y le gusta imitar, a través del juego, el mundo que ve.  Al niño no le interesan los objetos por lo que puede realizar con ellos, sino por lo que representan o pueden representar.

Este juego simbólico llega a transformarse a los 5 ó 6 años en juegos colectivos, en que los niños cooperan protagonizando distintos papeles y situaciones dentro de un mismo objetivo común.

 

Se puede incluir en este periodo los juegos de Dramatización, que mediante el lenguaje y la conducta abierta, se ocupan de materiales o situaciones como si tuvieran atributos diferentes a los reales. Pueden reproducir situaciones observadas en la vida real o en los medios de comunicación, o pueden crear situaciones nuevas. Este juego desaparece al entrar en el colegio porque comienzan a tener más realismo, y dejan de atribuir vida a los objetos inanimados.

 

Serán juguetes para:

Estimular su psicomotricidad gruesa: triciclo, patines, bicicleta, pelotas, comba, juegos de bolos,…

-Estimular su psicomotricidad fina o habilidad manual: cubos, palas, juegos de encajar piezas, rompecabezas, puzzles, la plastilina, la pintura de dedos, acuarelas…

Imitar escenas familiares y profesionales: coches, camiones, carros, muñecas, granjas, juegos de cocina, vestiditos para muñecas, enseres de médico u otras profesiones como electricistas, carpinteros, etc.

Ejercitar su imaginación y razonamiento: títeres o marionetas, disfraces, instrumentos musicales, juegos de memoria como memos, dominós, juegos de hacer parejas, las pizarras magnéticas con letras y números magnéticos, pizarras mágicas que se borran con la mano, juegos sencillos de construcción de palabras.

 

Juguetes para niños/as de 6 a 10 años:

Con los juegos de reglas, a partir de los 6/7 años, los juegos adquieren un carácter plenamente social. Estos juegos favorecen la socialización, ya que se deben respetar unas reglas impuestas comunes para todos y cooperar entre sí para lograr el objetivo propuesto.

 

Los juegos Constructivos aparecen en todas las edades, con mayor o menor complejidad. Los niños utilizan materiales no con fines utilitarios, sino por el gozo que supone construir. Y es ahora cuando utilizan ya materiales de forma específica y apropiada siguiendo un plan y un claro objetivo.

 

También se dan las Fantasías. Los papeles que adoptan en sus sueños son dramáticos, heroicos, fantásticos y alejados de lo real. Pueden reproducir situaciones de la vida cotidiana, pero sobre todo son experiencias fantásticas y creativas, como los juegos de rol.

 

Serán:

-Juguetes para continuar reforzando su psicomotricidad gruesa: patín, bicicleta, pelota.

-Juegos de mesa más complejos y con más reglas. Construcciones más complejas, de diferentes tipos: ladrillos, varillas, tridimensionales, etc. Y trabajos manuales con materiales más sofisticados como la marroquinería, la marquetería y los mosaicos.

-Juguetes de experimentación e investigación del medio natural: juguetes de ciencia como telescopios, microscopios. Juegos de realización de pasteles, joyas, pintar camisetas…

-Para imitar escenas fantásticas: espías, héroes de cómic, cine o televisión, etc.

-Incorporación de la tecnología: ordenadores, video-consolas.

 

Sin duda, es fundamental que los niños/as con el juego desarrollen todas sus funciones físicas, sensoriales, intelectuales, afectivas y sociales.

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *