La vuelta al cole: periodo de adaptación


Con la llegada de septiembre, la vuelta al cole, incluso para algunos es el inicio de la escuela infantil, esta adaptación, es un gran reto del cual podéis aprender mucho, vosotros como padres, como vuestro hijo/a, así que aprovechar la ocasión para enseñarle a vuestro hijo/a herramientas de afrontamiento a los cambios, fomentando su seguridad y autoestima.

 

Algunas sencillas pautas te ayudarán a afrontar el periodo de adaptación de tus hijos con mayor éxito:

 

 

  • Transmítele entusiasmo. Explícale a tu hij@ desde un punto de vista positivo, cuanto más nos lo creamos mejor lo transmitiremos, la idea que el cole es para aprender, para hacerse mayor, para jugar, para estar con otros niños, para divertirse…Cuéntale al niño lo que va a aprender desde sus intereses por ejemplo, los animales, canciones en inglés, las pelotas, los coches, bailar…para que sepa que lo que le agrada lo va a tener en el cole.

 

  • Si existe rechazo al tema del colegio, ves hablando de forma natural y espontánea del cole. No es adecuado estar todo el día hablando de este tema pero tampoco obviarlo y esconderlo. Se trata de hablarlo cuando surja en la conversación y con normalidad para que se vaya familiarizando.

 

  • Muéstrale confianza y seguridad en el colegio. Si transmitimos nuestros miedos o inseguridades, el niño lo puede notar y acabará asustándose del lugar en el que sus padres lo dejan. Puede llegar a asociar cole con negativo.  Así que evita frases como “ay, pobrecito, que lo hemos dejado solito, “¿qué te han hecho? O chantaje afectivo como “no llores que mamá se va triste” ola mentira “no llores que papá viene ahora enseguida”.

 

  • Las mañanas, antes de ir a clase, deben ser lo más agradables posibles. Levantarse con un poco de tiempo para desayunar y avisar con una señal. Sería adecuado que esta señal fuera siempre la misma y nos anticipe que nos vamos a la escuela. Por ejemplo, poner los zapatos, la mochila…

 

  • Durante el viaje a la escuela no es adecuado estar hablando todo el tiempo del colegio, de la separación con los papás o avisarle continuamente que no tiene que llorar…sino distrae con otros temas de conversación como juguetes, música, buscar coches o motos… Si nos preguntan contestaremos con la mayor tranquilidad posible y nunca le mentiremos diciendo que vamos a volver en u minuto o que va a comer a casa si no es verdad.

 

  • Al llegar a la puerta del colegio lo más adecuado para todos es que la despedida sea breve. Un beso, un abrazo y decir adiós para que entre al cole. No suele ser adecuado prolongar las despedidas. Los padres deben estar convencidos que ésta es la mejor pauta: ser firme y alejarse del cole. Confiamos en los profesores y sabemos que va a dejar de llorar. Si nuestros hijos ven que nos movilizamos por sus quejas y lloros, lo utilizarán y podrán llorar más.

 

  • Al salir de la escuela pueden mostrar un comportamiento peculiar. En ocasiones, pueden estar muy cariñosos, llorar al vernos y no querer separarse físicamente ni un milímetro. Pero también es normal que pueda suceder, que nos ignoren, no nos hagan caso, nos giren la cara o se muestren enfadados con nosotros. Estas reacciones son habituales y sólo hay que deja que pase un poco el tiempo. Sólo muestran el miedo a que desparezcamos otra vez o el enfado al haberlos dejado. Por tanto, lo más adecuado es actuar con tranquilidad, normalidad y no enfadarnos ni entristecernos excesivamente porque ya sabemos qué es lo que está ocurriendo y sabemos que pasará.

 

  • Trasmítele interés, no olvides preguntarle cómo fue todo en el colegio, eso le dará seguridad para volver al día siguiente. Pero cuidado al salir del colegio no es el momento para interrogatorios. Los niños suelen no contestar cuando notan impaciencia o ansiedad en nuestras respuestas. Es más adecuado preguntar en momentos de tranquilidad como en la merienda, momentos de juego, el momento de acostarse o seguir sus propios comentarios. Al preguntar es adecuado que el tono sea positivo, como que sabemos que allí está fenomenal y que es un buen lugar para él. Cuidado con los interrogatorios o con preguntas no adecuadas a la edad del niño. Dejar tiempo y no “machacar” con nuestras propias dudas.

 

  • Tras la salida del cole, podemos acudir al parque donde suelen acudir los niños de su misma aula para tratar de favorecer la socialización y sigan relacionándose fuera del entorno escolar. Otra opción es ir a casa y jugar con sus juguetes, hacer actividades que se han hecho en el cole como pintar con los dedos…o sus primeros aprendizajes como leer Si se realizan las mismas actividades proporciona coherencia a nuestros hijos y les agrada enseñarnos lo que van aprendiendo. Cuidado con no dar más privilegios de los necesarios o que el niño haga lo que desea siempre porque se ha pasado el día en el cole y merece premios. Ir al cole es normal, no merecedor de premios excesivos.

 

  • Es muy habitual que los niños estén muy cansados y agotados de su rutina diaria escolar, sobre todo los primeros meses, por lo que puede ser habitual que tengan más rabietas por las tardes y que estén más inquietos. Si es necesario, adelantar el momento del baño y acostarlo.

 

  • Hablar con su profesor/a siempre que sea necesario para tranquilizarnos. Siempre hablar de forma positiva delante de los niños y utilizar la agenda o un momento en el que el niño no esté delante, o las tutorías para preguntar o explicar todas nuestras preocupaciones.

 

  • Es muy importante para la buena adaptación del niño que acuda con regularidad al aula. Esto favorece el acople a las rutinas del aula y se sienta más integrado en el funcionamiento de la clase y en su grupo. No tanto por el aprendizaje como por saber lo que tiene que hacer todos los días y aportarle la seguridad que necesitan.

 

  • Cuidado con los cambios porque los niños lo suelen acusar también tras un período vacacional al volver al colegio. Suele ser habitual que se comporten de nuevo con quejas hacia el cole y querer estar más con los papis.

 

  • Otra forma de demostrar confianza y seguridad en el Centro es seguir las pautas que sus profesores nos marquen. Estas pautas son guías que nos indican la mejor forma de llevar a cabo los aprendizajes. No son manías, son consejos ofrecidos por las profesionales que tiene experiencia y que saben lo que es mejor para potenciar y mejorar el desarrollo de  nuestros hijos. Es muy importante confiar en ellos.

 

Si necesitas alguna recomendación más o ayuda profesional de una psicóloga en Valencia, no dudéis en poneros en contacto con Gabinete Psicológico Eva Hernández al 633164004. Será todo un placer poder ayudaros.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *