¿Qué es la Hiperactividad?


 

El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, conocido cómo TDAH, es un trastorno que se caracteriza por tres síntomas clave: déficit de atención,hiperactividad, entendida como actividad motora excesiva e impulsividad.

Déficit de atención:

  • Distracción fácil.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Incapacidad de centrar la atención y concentrarse en una tarea determinada durante  un período de tiempo continuado.
  • Parece que no escucha.
  • Dificultad para hacer los deberes escolares y de persistencia en el juego.
  • Pérdida u olvido de objetos.
  • Dificultades para seguir órdenes.

 

dificultades de concentración

Hiperactividad:

  • Movimiento excesivo o inapropiado.
  • Se retuerce en la silla o menea los pies cuando  está sentado, o incluso lo abandona con frecuencia.
  • Actividad permanente e incontrolada que generalmente no se dirige a una finalidad u objetivo concreto.
  • Corre o salta en situaciones inapropiadas.
  • Habla excesiva o poco oportuna.

 

 

TDAH

Impulsividad:

  • Actuar sin pensar.
  • Carecer de  autocontrol.
  • Necesidad de satisfacer inmediatamente sus impulsos, lo que implica una baja tolerancia a la frustración.
  • Interrumpir actividades o conversaciones frecuentemente.
  • Dificultades para guardar turnos.

 

interrumpir, hiperactivo

La combinación de falta de atención, conductas impulsivas y/o hiperactivas en los niños se identifica como un trastorno cuando estos comportamientos interfieren en la vida cotidiana en casa, en la escuela y en su entorno en general.

¿Es crónico?

Es un trastorno crónico, es decir el niño que es hiperactivo será un adolescente y adulto hiperactivo, pero con un tratamiento adecuado puede llegar a tener un funcionamiento normalizado, llegando a desenvolverse adecuadamente en su vida tanto social, como académica como en otras áreas con total normalidad.

¿Hay diferentes tipos?

Existen tres subtipos de hiperactividad según predominen los síntomas de desatención o hiperactividad-impulsividad.

  • Tipo combinado: cumple los síntomas de Desatención y de Hiperactividad-Impulsividad.
  • Tipo con predominio del déficit de atención (inatento): cumple el criterio de Desatención pero no el criterio de Hiperactividad-Impulsividad.
  • Tipo con predominio hiperactivo-impulsivo: cumple el criterio de Hiperactividad-Impulsividad pero no el criterio de Desatención.

¿Qué otras dificultades pueden tener los niños/a hiperactivos/as?

Existe sintomatología que frecuentemente suele ir asociada:

  • Dificultades de aprendizaje.
  • Bajo rendimiento académico.
  • Baja autoestima.
  • Problemas de conducta.
  • Problemas de ansiedad.
  • Depresión.
  • Dificultades en las relaciones sociales.

¿Qué debemos hacer ante la sospecha de que mi hijo o alumno puede ser hiperactivo?

Es de gran importancia un diagnóstico precoz  por los profesionales especializados. Por lo que si los padres o  profesores sospechan que pueden haber indicios de un posible TDAH deben acudir a un psicólogo especialista en este campo.

Aunque actualmente, no hay ninguna prueba neurológica que pueda diagnosticar de TDAH, frecuentemente se deriva a un neuropediatra, ya que en ocasiones es necesario descartar una patología o realizar un diagnóstico diferencial de otros problemas.  Pero no te preocupes, en caso necesario de dicho procedimiento el psicólogo o el pediatra te derivarán.

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *