Transcripción entrevista radio a Psicóloga Eva Hernández


TRANSCRIPCIÓN DE LA ENTREVISTA realizada por el director y presentador, Carlos Senor en el programa UNIVERSO AUDIO, 102.5 FM, Radio de la Universidad Politécnica de Valencia.

 

Si desean escucharla, lo puedes hacer en el siguiente enlace, concretamente en el programa del día 21 de octubre de 2013, a partir del minuto 41:06.

http://www.upv.es/pls/oreg/rtv_web.ProgRadioFicha?p_id=1747&p_idioma=c&p_cap_id=46850

 

 

Ahora vamos a saltar a la Vía Láctea en la que ya está entrando nuestra nave fotónica ultrarápida, y vamos a entrar en el mundo de los niños y de la Psicología, en concreto vamos a entrevistar a Eva Hernández, que está junto a nosotros en nuestros micrófonos, que es Psicóloga Infantil y Adolescente.

– Buenas tardes Eva

– Hola, buenas tardes.

– Para empezar hay una distinción que yo querría hacer, me temo que hay muchos oyentes que no tienen claro, hay personas que no distinguen claramente por ejemplo entre Psicología y Psicoanálisis. ¿En qué se diferencian esos dos tipos de terapia?

-Efectivamente son términos diferentes, incluso además en diferentes categorías. Entendemos por Psicología, la ciencia que trata  la conducta humana y los procesos mentales de las personas. Psicología es la ciencia en general.

En los diferentes ámbitos de actuación, le llamaríamos,

-Psicología educativa, en las escuelas, más centrada en el aprendizaje y las técnicas para mejorar la enseñanza.

Psicología clínica, centrada en la salud psicológica y del comportamiento.

Psicología forense, que realiza las evaluaciones e informes para juicios.

Y otras como son

La Psicología del trabajo y de las organizaciones en el área laboral.

Y la Psicología Social y comunitaria, que estudia los fenómenos sociales.

Pues bien, dentro de la Psicología clínica, se realiza la psicoterapia o terapia, que es el proceso de autoconocimiento y crecimiento personal, que hace la persona que viene a  terapia, sea adulto, adolescente o niño, junto con el psicólogo que le va guiando para aprender estas habilidades y recursos eficaces para resolver las dificultades o problemas psicológicos.

Bien, dentro de la Psicoterapia hay diferentes corrientes o marcos teóricos:

  • Uno de ellos es el Psicoanálisis, todo el mundo lo conocemos por su creador que fue Freud, y que se basa el análisis en el inconsciente, sobretodo basándose enj la niñez, da importancia a los conflictos sexuales, todo esto en su origen. Luego también, han ido habiendo evoluciones dentro del psicoanálisis.
  • Otra línea o corriente es la Cognitivo-Conductual, hoy en día es la interacción de ambos paradigmas, que se originaron por independiente. El  Cognitivo, se centra en los pensamientos, en el esquemas de pensamientos de interpretar la realidad que tiene la persona. Y el conductual, que también todos conocemos por los premios, los castigos y otras técnicas de modificación de conducta para modificar la conducta.
  • Luego hay línea más minoritarias como la Humanista.
  • La Sistémica, que se basa mucho en ella, la terapia de familia.

Entonces el Psicoanálisis sería una corriente dentro de la Psicoterapia.

– Y tú, ¿en cual de estás corrientes te inscribes?

– Yo me formé en la universidad en cognitivo-conductual, e hice un posgrado que da como un paso más, que es el Interconductismo, que trabaja también todo lo que es el contexto, es decir, la persona, las interacciones entre las personas, los miembros de la familia y el contexto. Porque en los niños también es muy importante las diferentes áreas, escuela, familia, amigos…

– Hasta cierto punto, ¿es sistémica también?

-Una mezcla entre sistémica y cognitivo-conductual sería.

– Otra pregunta que también quizás mucha gente se hace,  ¿Los psicólogos recetan medicamentos?

– No, los psicólogos no recetamos medicamentos, son los médicos y psiquiatras.

Los psicólogos clínicos o de la salud, realizamos psicoterapia, que es lo que hemos explicado antes. Tiene  una fase inicial que es la evaluación y posteriormente la intervención.

En algunos trastornos sí que sería necesaria la medicación como en depresiones agudas, en trastornos de ansiedad ya graves, el trastorno bipolar, también se utiliza muchas veces en el inicio de terapias de ludopatías y adicciones y por supuesto es muy importante la medicación en el caso de las esquizofrenias.

Pero, en la mayoría de problemas psicológicos, incluso, por supuesto, en los problemas psicológicos, la terapia es muy eficaz y tiene exitosos resultados, y no sería siempre necesaria la medicación.

Me gustaría recalcar que el tratamiento farmacológico siempre es muy importante que vaya unido con el tratamiento psicológico porque sino realmente no se está trabajan el origen del problema.

Por ejemplo, simplificándolo mucho, si una persona no puede dormir porque está muy preocupada porque tiene problemas de relación con sus compañeros de trabajo, la medicación le ayuda a inducir químicamente el sueño y estar más tranquilo para el sueño, pero si él no trabaja en terapia, estrategias, habilidades sociales y resolución de conflictos, por mucho que tome medicación para dormir, realmente el origen no se está abordando, por lo que va a mantener esta problemática y no va  a poder resolver su problema de sueño.

– Y según qué medicaciones ¿pueden hacer que el paciente esté un poco más relajado en la consulta o no es necesario?

– En los casos de ansiedad aguda, puede ser necesario que tenga previamente un estado general de ansiedad más bajo para poder luego aprender recursos personales para manejar situaciones estresantes o del día a día que le producen una situación de conflicto o de tener alta ansiedad, pero la gente que tiene una ansiedad moderada simplemente con psicoterapia puede tener muy buenos resultados.

– Tú eres psicóloga infantil y adolescente, y me gustaría hablar un poco de tu experiencia terapéutica, en tu experiencia personal, los áos que llevas trabajando, ¿cuáles son los problemas psicológicos más habituales en los niños de hoy?

– En la práctica clínica, pero en la privada, que es la que yo me desenvuelvo, hay mucha demanda de los niños que tienen problemas de conducta o desobediencia. En terapia, los niños y adolescentes, aprenden a cumplir unas normas y tener estrategias de autocontrol, pero también los padres aprenden cómo manejarse en esas situaciones de desobediencia o rabietas, y a cómo inculcar una disciplina en casa.

Pero también, por este ambiente tan rápido y ajetreado de hoy en día,  los niños tienen que aprender a manejar su  impulsividad y baja tolerancia a la frustración, los niños tienen que aprender que no pueden tenerlo toda ya, ni todo sale a la primera o siempre se tiene éxito, y ellos tienen que aprender a canalizar emocionalmente que a veces se equivoquen, alguna vez pierdan en el juego o alguna tarea no les salga bien.

Y también, por lo mismo, por esta ambiente tan exigente, que está muy bien, porque estimulamos mucho a los niños y ellos prenden mucho, pero a veces se saturan, también nos encontramos con dificultades de atención y desmotivación ante los estudios. Y ansiedades, miedos…

Y como opinión personal, considero que debido a todo esto, se sobrediagnostica a los niños con trastornos de hiperactividad, que hoy en día todos los papás lo conocen, está muy de moda. Estoy de acuerdo, que hay muchos niños y niñas muy activos, y que estos niños tienen que aprender a canalizar su energía y que cuando tienen unas demandas de tareas escolares tienen que aprender a estar atentos y concentrados. Pero el trastorno de hiperactividad con o sin déficit de atención, es mucho más que eso, es un trastorno, es decir que hay una intensidad mucho mayor a la media, son niños con problemas de control motor, una energía desmesurada, problemas graves de autocontrol, exceso de impulsividad y en muchos casos también va acompañado de un déficit de atención.

-Podríamos resumir quizás todo esto, en que la vida no es un sendero de rosas, a menos que las rosas se poden, cuiden y fumiguen.

– Hoy en día,  acogemos a los niños, muchas veces se sobreprotege y yo creo que tiene que ser lo contrario, los padres que ayuden a sus hijos a que adquieran estas herramientas para ir podando esas rosas y solucionando esos obstáculos, esos niños al final van a ser más felices y van a tener una mejor infancia y adultez.

-Y satisfechos por el esfuerzo que ellos han conseguido con su propio esfuerzo.

– También.

-Los niños aprende constantemente, juegando y experimentando por aquí y por allá, pero también aprenden en la escuela, por lo menos eso es lo que se supone, ¿ Es necesaria la disciplina para aprender?

– Me parece muy interesante, Carlos, lo que has comentado, los niños aprenden constantemente, el juego es una fuente muy importante de aprendizajes, pero en todos los niveles, muchas veces no somos conscientes los adultos de ello:

-A nivel físico, con el juego aprenden habilidades motoras, con las piernas, con las manos.

-Fomenta su creatividad y sus habilidades, artísticas, razonamiento, memoria, …

-Aprenden a ser sociales y a comunicarse con los demás, también con el juego.

-Aprenden disciplina, respetando las normas del juego, los turnos para tirar la pelota.

-Mejoran su tolerancia a la frustración, aceptando que no ha metido canasta, o que su equipo ha perdido.

-Y en definitiva, aprenden a resolver los conflictos cotidianos, por ejemplo, la otra niña me ha quitado la pelota, y voy a ver cómo la recupero y cómo lo resuelvo.

La escuela por supuesto es una gran fuente de aprendizaje, y no sólo de conocimientos, sino de aprendizajes de todo tipo.

Y por lo tanto, considero, que sí, que ya que nuestros hijos van a vivir en una sociedad con normas, es importante que para que luego no tengan problemas y que se adapten bien, les enseñemos una disciplina. Y la mayoría de los niños con un método de estimulación y aprendizaje sistemático, tienen mayores éxitos académicos.

– Aunque yo creo que esto quizás, debería empezar en la familia, porque  creo que todos estamos acostumbrados a ver, por la calle o en sitios públicos, la típica madre o padre que el niño está correteando por ahí y haciendo travesuras y le dice «¡que te voy a dar, qué te voy a dar!» y nunca le dan, entonces el niño por mucho que le digan los padres, la palabra de sus padres no tiene ningún valor, ¿a veces hay que integrar a los padres también en la terapia?

– Sí, la terapia de los niños y adolescentes siempre se trabaja con los padres. Porque es lo que tú dices, esa madre que está diciendo «¡te voy a dar, te voy a dar!», a parte que hay otros métodos más pedagógicos y que van a ser más reforzantes para ellos a la hora de aprender, más que el pegar i castigar, siempre yo les digo que es mucho más enriquecedor un premio o un «muy bien», ¡fenomenal!» «¡qué contento estoy de lo que has hecho!». Además lo que tú dices, una madre que repite y repite y nunca llega a aplicar la consecuencia que dice, pierde autoridad.

Los niños tiene que aprender a aceptar las normas y los padres tiene que saber cómo ponerlas en casa.

Y por supuesto, estoy de acuerdo contigo en que la disciplina se enseña en casa y se continúa aprendiendo en la escuela.

– En una ocasión, recuerdo que iba desde Salvador de Bahía, en coche,  hacía playa Doforte, una carretera en Brasil, y me chocó mucho ver en una curva, un cartel muy grande que decía 3.745 días sin ningún accidente en esta curva, me pareció una maravilla de mensaje positivo, porque en vez de decir, te voy a pegar un estacazo, una multa tremenda como no reduzcas la velocidad, es un desafío, vamos a ver si conseguimos 800.00 días sin accidentes en esta curva.

– Sí, la verdad, que sí, muy motivador y muy reforzante.

– Eso conecta, con lo que tú decías hace un momento. El otro día, no sé si escuchaste, el programa de la semana pre-anterior, hace dos semanas, estuvimos entrevistando a un miembro de MENSA, que nos dijo, en base a mi pregunta, que no parece haber una evidencia clara,  que los niños superdotados tengan una infancia peor o mejor que los demás niños, ¿ Tú conoces alguna estadística al respecto?

-La verdad, es difícil encontrar estadísticas sobre los niños superdotados o con altas capacidades intelectuales, debido a que todavía hoy en día, hay gran porcentaje de ellos que pasa desapercibido en las escuelas, y no es diagnosticado, ni atendido adecuadamente. Estamos hablando que un 2% de la población tiene altas capacidades intelectuales, y luego los números que nosotros nos encontramos, están todavía a a años luz de esas cifras. Por eso, es a lo mejor, difícil encontrar que nos digan exactamente si tienen una buena infancia o una peor infancia, lo que sí tenemos son ciertos porcentajes que nos indican que muchas veces hay más de un 60% de esta población, de niños con sobredotación que tienen un bajo rendimiento académico incluso fracaso escolar, que es verdad, que esto llama mucho la atención. Pero, ¿ Por qué? ¿ A qué es debido? Realmente los métodos ordinarios en la escuela, no son tan motivadores, ni enriquecedores para que ellos aprendan de la forma que necesitan, falta flexibilidad, hay un exceso de repetición de los procedimientos educativos, es lo que muchas veces oímos «es que se aburren». Hay una necesidad también de que hayan unas pautas que guíen sus propios aprendizajes, está comprobado. que si ellos van guiando sus propios aprendizajes, tienen esa inquietud, esos intereses, ellos saben sacar su máximo potencial.

Lo que sí es verdad, es que no todos los niños con sobredotación son iguales y tampoco todos tienen las mismas necesidades educativas, es como el resto de los niños.

Pero para dar una nota positiva, que a mí siempre me gusta darla, los niños con sobredotación, a parte de un cociente intelectual mayor de 130, tienen muchas otras cualidades, por ejemplo, la mayoría tienen una flexibilidad cognitiva, es decir una capacidad para afrontar las situaciones nuevas, para aprender de los cambios para adaptarse a los cambios, entonces esto va a ser muy positivo para su infancia. También tienen una habilidad muy buena, que es la autorregulación para modificar su propio comportamiento dependiendo de las demandas y un alto potencial de aprendizaje, una buena memoria, etc, todas éstas, van a ser herramientas para tener una buena infancia.

– Me parece apasionante todo esto que estás contando, pero se nos acaba el tiempo, me gustaría hacerte antes de terminar, una última pregunta, desde tu punto de vista ¿cuáles son, en este momento, las fronteras de la Psicología, tal y como tú la conoces?

– Pues desde la Psicología Clínica o de la salud, en mi opinión creo que el sistema público necesitaría mayor personal y mayores recursos, ya que es un servicio, un recurso que mucha gente tiene la necesidad de utilizarlo.

Y luego creo que también, es el desconocimiento de la gente como recurso de aprendizaje, para aprender a resolver sus problemas antes de llagar a tener un problema más grave, un malestar tan grave o un trastorno, por esos doy las gracias al programa por dar a conocer hoy un poquito más la psicología, muchas gracias.

-Es a tí a quien queremos agradecer tu presencia aquí y tus francamente claras explicaciones, que a mucha gente seguro le han ayudado. Con esto termina nuestra entrevista por hoy. Y nos despedimos de tí, Eva Hernández psicóloga infantil y adolescente. Muchísimas gracias.

– A vosotros.

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *